Email Edvoice

La escuela
del futuro
es hoy

La Contradicción de las Actividades Socioeducativas

Publicado el: 09/11/2020

Aunque insólitamente a la cola de muchas otras aperturas anteriores, y a pesar de estudios y estadísticas de todo el mundo que demuestran muy claramente los riesgos bajísimos asociados al retorno a las escuelas, se están autorizando, lentamente, encuentros para actividades denominadas como “socioeducativas”, en las que se produce un proceso de revinculación de los alumnos, en condiciones sanitarias adecuadas y con protocolos de distanciamiento.

Dado que se trata de encuentros no obligatorios y es entendible que algunas familias opten por no participar de los mismos, con la mejor intención de no generar mayor inequidad en los aprendizajes, se prevé que las actividades a realizar estén relacionadas con expresar las emociones, socialización, de carácter lúdico y otro tipo de instancias que no representen aprendizajes formales.

Este año tan desafiante ha sido sumamente rico en aprendizajes a través de un modelo que tuvo que reinventarse y se lograron grandes avances en una metodología de aprendizaje que incorporó la tecnología de manera significativa y permitió que varios de los viejos dogmas educativos que ya no tenían sentido cayeran por su propio peso. Haciendo un balance del año, aunque hubiera, en alguna materia, algún contenido no cubierto, que pueden, en todo caso, recuperarse rápidamente ya a partir del próximo ciclo lectivo, el 2020 ha sido, para muchas escuelas como la nuestra, un período de desarrollar capacidades, conocimientos y habilidades muy relevantes para aprender mejor y de manera más auténtica.

Frente a ello, resulta casi contradictorio, al buscar evitar situaciones en las que algunos alumnos que no puedan concurrir a los encuentros puedan quedar excluidos, que para que ello no suceda el foco esté puesto en llevar adelante actividades de educación emocional. Coincidimos plenamente en que lo primero y más importante en este proceso de revinculación es que nuestros alumnos puedan conectar con sus emociones y con sus amigos, que puedan expresar en un contexto seguro sus sentimientos, dudas, y hasta miedos, ya que la pandemia sí ha puesto en riesgo su sano desarrollo como personas.

Creemos profundamente que el acompañamiento emocional no sólo es indispensable en el contexto de la pandemia y del tiempo transcurrido sin acudir a las escuelas, sino que se trata de un pilar fundamental tanto de nuestro proyecto educativo como de la educación del futuro. Si se necesitó una pandemia global para tomar conciencia de la importancia de la conexión con la vida interior y con los otros, los hábitos saludables, y una educación basada en el bienestar, sin duda tomaremos estos encuentros para propiciar estos aprendizajes, pero no como actividades complementarias sino fundamentales, un punto de partida para que toda la comunidad pueda, también, “revincularse”.

Así como hemos señalado más arriba que muchos falsos dogmas educativos dejaron de tener vigencia, otros han surgido con decisiva claridad. La tecnología como factor de conexión y humanización, el aprender de un universo infinito de conocimientos e oportunidades, y, por sobre todo, la importancia esencial del cuidado integral de la persona y la conexión en comunidad. A la hora de enfrentar los numerosos desafíos planteados durante el año, nos impulsa la íntima convicción de que el rumbo que planteamos desde el comienzo se ha visto reafirmado frente a estas circunstancias que mencionamos. Así también es que enfrentamos este nuevo desafío de la vuelta al colegio.

 

Gabriel Rshaid


Leer más artículos