Email Blended

La escuela
del futuro
es hoy

Volver a clase… pero nunca nos fuimos.

Publicado el: 06/10/2020

Todos queremos volver a encontrarnos, y recuperar el contacto con amigos, familiares, conocidos y compañeros de trabajo. Los muchos meses de aislamiento social obligatorio nos hacen desear estar juntos y recuperar el sentido físico de la presencia de los otros.

En educación, anhelamos volver a las escuelas para disfrutar del clima único que se vive en un colegio, alumnos y adultos disfrutando de aprender. Nada reemplaza a la risa y el entusiasmo de los niños y la magia íntima de las charlas de pasillo o el encuentro en los recreos. La socialización, el estar con los amigos, salir de casa, son dimensiones fundamentales de la escuela.

Pero por más que el medio online no pueda brindar la riqueza de las interacciones físicas, nos ha dado oportunidades muy significativas para seguir aprendiendo. Muchos de los falsos dogmas educativos cayeron por su propio peso inmediatamente. Nadie puede obligar a un alumno a aprender. La calificación numérica debe informar el aprendizaje, pero no definirlo. Se puede aprender aún sin calificaciones numéricas. La evaluación acompaña el aprendizaje, no lo juzga.

El docente como centro del aprendizaje ya no tiene más sentido. Lograr aprendizajes autónomos utilizando recursos digitales es el camino para desarrollar herramientas y motivación para aprender de por vida.

El mundo no tiene fronteras. Encerrar a los alumnos en el aula durante muchas horas por día es impedirles conectar con el mundo global. Hoy podemos interactuar con personas a miles de kilómetros de distancia al igual que con quien vive al lado nuestro.

En algún momento volveremos a las escuelas, cuando sea seguro para todos. Hoy no sabemos si lo es. Mientras esperamos una vacuna, o que mejore la situación sanitaria, seguiremos aprendiendo y aprovechando las oportunidades para explorar un mundo de conocimientos y oportunidades infinitas. Y cuando estemos de nuevo en las escuelas, celebraremos que nada será igual, que este desafío único en la historia nos ayudó a desarrollar definitivamente un modelo de aprendizaje diferente, global, conectado con la vida real, con autonomía y responsabilidad. Disfrutando del contacto próximo con las personas, y capitalizando la tecnología para aprender, conectar y crear.

Volveremos a clase pero, en realidad, nunca nos fuimos.


Leer más artículos